"The Emigrants"

Ya saben cómo es esto del blogging: pasas meses sin tener nada que decir, y luego escribes cuatro o cinco artículos seguidos. Eche o que hai.

He acabado de leer The Emigrants, de Vilhem Moberg. El nombre no les sonará nada, porque sólo frikis tan aleatorios como yo acaban leyendo libros de gente tan desconocida (para nosotros) como ésta. Pero si preguntaran en Suecia, descubrirían que Moberg es un autor muy conocido, un prodigio que publicó su primera novela a los 13 años. Más información en Wikipedia.

The Emigrants iba a ser una trilogía, pero al final fueron cuatro libros. Yo he leído el primero. Las novelas van sobre unos emigrantes suecos en el siglo XIX (año 1850, en concreto), que debido a las condiciones de vida insoportables en su tierra natal se van a América. Un millón de suecos emigraron a EEUU en el siglo XIX (muy parecido a lo que pasó en Galicia), especialmente a Minessota. La primera novela nos cuenta por qué la familia de Karl Oskar, granjero de Korpamoen, decide vender su granja y emigrar a los EEUU con su familia; y cómo otros vecinos, por diferentes razones, se unen a él en el viaje.

Hay dos partes en la novela: la parte "pre-viaje" y la parte del viaje en sí. En la primera se nos explica cómo era la vida de los granjeros pobres (como Karl Oskar) en el siglo XIX, firmemente enmarcada en la religión luterana y la lealtad al gobierno dirigido por el rey Karl Johan. Había una rígida jerarquía social en la que los "ayudantes de granja" (farmhands, en inglés; no sé cuál será la traducción correcta) son lo más bajo, y el rey (justo por debajo de Dios) lo más alto. Un granjero tiene que rendir tributo y lealtad a todos ellos, y hacer lo que le ordenan. Aparte, los granjeros con pocas o malas tierras tienen que trabajar mucho para sobrevivir, y los años malos son muy malos para ellos.

Por todo esto, Karl Oskar y su familia (su mujer Kristina, sus tres hijos y su hermano pequeño Robert) deciden emigrar a America, un sitio mítico del que no conocen nada más que lo que pone en un libro que más parece un tríptico publicitario que otra cosa. La segunda parte trata sobre el viaje en barco de varias semanas, en los que se enfrentan al escorbuto, el hacinamiento, el aburrimiento y la muerte de seres queridos. El libro acaba con los primeros pasos de la gente de la parroquia de Ljuder (la parroquia donde está la granja de Karl Oskar), provincia de Småland, en Nueva York.

Yo he leído la versión en inglés (la compré en Amazon), y a veces es un tanto densa. No es un libro de leer rápido. El estilo es a veces un tanto florido, pero lo justo. No hay divagaciones extrañas, como en Moby Dick, y sí mucha introspección de los personajes: se ve cómo piensan, cómo dudan, cómo se justifican sus actos. Uno acaba comprendiendo a cada uno de los personajes, y (como en todo buen libro) sigues leyendo porque te preocupa lo que les pasa. Hay un par de momentos tristes en el libro que no hacen más que aumentar la empatía con los personajes. Cuando Karl Oskar, pobre pero orgulloso, pone los pies en tierra americana, sientes (como él) que por fin, después de tanto trabajo y sufrimiento, va a cambiar su suerte.

Compraré y leeré las secuelas. Les mantendré informados.