"The Lord of the Flies" y "To Kill a Mockingbird"

No es que lea libros a pares. Es sólo que hablo sobre ellos en batches. Los dos últimos que he leído son The Lord of the Flies, de William Golding, y To Kill a Mockingbird, de Harper Lee. Ambos tienen entradas en Wikipedia, por si no les llega lo que yo les cuente de ellos.

The Lord of the Flies habla de cómo la civilización es algo frágil que se pierde en cuanto desaparece la fuerza exterior que nos la impone. Un conjunto de niños británicos sobreviven a un accidente de avión que los deja aislados en una isla desierta, y se organizan entre ellos de forma parecida a lo que han visto en sus ciudades de origen. Así escogen a un jefe democráticamente y definen cargos, derechos y deberes para los miembros de su pequeña sociedad. Pero como la cabra siempre tira al monte (que sería otra forma de resumir el libro), poco a poco va desapareciendo el civismo para dar lugar a la verdadera (según Goldwin) naturaleza humana. Y no es agradable.

El mensaje de Goldwin es: somos malos. Somos malos, y sólo somos buenos si tenemos a alguien superior en fuerza que nos mantenga a raya. En el libro, los personajes hacen cosas terribles; pero no empiezan así. Son niños normales, como los que fuimos o conocimos nosotros. Es fácil ver en alguno de los personajes a alguien conocido. Cuando llegan a la isla son buenos chicos, aunque se pueda ver en alguno la semilla de lo que serán. Pero en cuanto la influencia de la civilización se extingue, se vuelven más y más salvajes. Al final, a los niños criados en selectos colegios ingleses no es posible distinguirlos de cualquier tribu salvaje.

El libro se lee bien: es corto, con mucho diálogo y al final muy intenso. El final llega casi de repente, por sorpresa. Muy recomendable.

Y cambiando totalmente de tono, To Kill a Mockingbird. Es un libro que muestra, desde el punto de vista de una niña de pocos años (el libro cubre tres o cuatro de ellos), un juicio que se celebra en Maycomb County, Alabama, en los años 30 del siglo XX. Ya se pueden imaginar el sitio: un pueblo pequeño, pobre, con familias blancas de rancio abolengo con más orgullo que dinero, y una población negra que dejó de ser esclava hace poco. Lo que no quita que sigan teniendo los peores trabajos, que les paguen una miseria y que vivan casi en chabolas. Y que muchos blancos todavía piensen que son superiores a ellos.

El conflicto vendrá cuando el padre de Jean Louise, Atticus Finch, abogado, tiene que hacer de defensor en un caso que le enfrentará a gran parte de sus vecinos. Hasta ese momento (sobre un cuarto del libro), todo son recuerdos de los veranos que Scout (el mote de Jean Louise) pasa jugando con su hermano Jeremy (aka Jem) y su amigo Dill. Se hace un poco lento, pero luego acelera.

Es un libro tierno. Está contado por una niña rebelde, a la que le gusta pelearse con otros niños si se meten con ella y a la que no le gusta nada vestirse o hacer cosas "de chicas". Todos los personajes son memorables: Scout, la que cuenta la historia; su hermano Jem, en la peligrosa edad de la adolescencia, que cree que lo sabe todo; su padre Atticus, siempre calmado salvo en los momentos más tensos; la mujer negra que hace de cocinera, "chacha" y niñera, Calpurnia; Dill, el amigo y "prometido" de Scout; y toda una galería de personajes del pueblo que uno acaba distinguiendo y reconociendo por su forma de hablar y de actuar.

Lo mejor de libro es cómo consigue meterte en Maycomb County, como si fueras un vecino más. Acabas conociendo a todos los vecinos, sus peculiaridades, sus virtudes y defectos. A veces es confuso por la cantidad de nombres, pero merece la pena.

Muy recomendable también. Hacía mucho tiempo que no me gustaba tanto un libro. De hecho, un par de días después de acabarlo pasé por una librería (tengo tropecientos libros todavía por leer, pero ...), y cuando vi unos libros de ciencia-ficción de los típicos que compraría ... No sé, buscaba otra cosa. Quería más personajes "humanos", que me pudiera creer, que tuvieran personalidad; y no sólo unos personajes de cartón piedra que están ahí para contarnos lo listo que es el autor que ha tenido una idea tan brillante (que es de lo que va casi toda la ciencia-ficción, sinceramente).

Al final compré dos libros de ciencia-ficción igual, pero eso es otra historia.

To Kill a Mockingbird fue premio Pulitzer, por si les ayuda a decidirse. Hay una película de 1962 protagonizada por Gregory Peck (en el papel de Atticus) que no he visto todavía, pero veré.

Siguientes a leer: los dos libros que compré, "Lo mejor de los premios Nebula" (de 1965 a 1987), volumen 1 y 2. Había una oferta y me salieron a 6€ (en la librería Fonseca, de Santiago de Compostela; creo que es bastante conocida). Ya les contaré.

Matar a un Señor Ruiz

Pedro Ruiz concretamente, daría para una buena parodia, Carrillo e Inma del Moral, material hay.

La de Gregory Peck es un peliculón, quédate sobre todo con la música de Elmer Bernstein que hace poco aún llevó el Oscar o estuvo nominado y hace 40 años ya hacía obras como ésta. No leí la novela pero encaja 100% con lo que dices por lo que se debe tratar de una adaptación en toda regla.

Curiosidad: la Harper Lee es la amiga de la infancia de Truman Capote y que sale en las 2 pelis sobre él que estrenaron recientemente. De hecho Truman Capote es la inspiración para el amigo "especial y repipi" -al menos lo es en la película.

Yo he visto...

... las dos películas correspondientes. La de El Señor de las Moscas, hace como una década o más, Matar a un ruiseñor, como 15 días o más. Altamente recomendables, las dos :-)