Los libros y la Nube: LibraryThing.com

Hoy he creado otra instancia de mi persona en Internet: me he dado de alta en LibraryThing.com, que es un sitio web para guardar un catálogo de tus libros. Puedes mostrar el catálogo a otros usuarios del sitio, poner reviews, charlar sobre los libros y ver recomendaciones basadas en los que ya tienes. El catálogo de libros dados de alta es impresionante: 40 millones. Es casi seguro que cualquier libro que tengamos en casa también está listado en LibraryThing.

La motivación fue doble: tengo bastantes libros y espíritu de coleccionista. Me gusta la idea de tenerlos apuntados y organizados. Supongo que responde a algún desorden psicológico de tipo obsesivo-compulsivo, pero qué le voy a hacer. Sólo puedo escoger entre reprimirlo y dejarme llevar; y ya reprimimos suficientes impulsos diariamente como para añadir uno más.

La decisión de escoger un servicio online en lugar de un programa como Tellico o GCStar fue que soy un ferviente creyente en "la Nube". Seré feliz el día que pueda tener todos mis datos accesibles desde cualquier ordenador. Me encanta iGoogle y, aunque uso GMail como una cuenta IMAP, no descarto dar el salto al interfaz web un día de éstos.

Hay gente que se preocupa mucho por qué pasará con sus datos cuando dejen de estar en su ordenador y estén en los de una gran empresa de Internet. A mí no me preocupa demasiado. Mis datos no son tan interesantes como para que alguien cotilee; y si algún día lo son, ya me preocuparé. Ahora me preocupa más tener que usar subversion para sincronizar cosas entre el portátil y el ordenador de sobremesa (sobre todo cuando me olvido de hacer un commit), y no tenerlas disponibles fácilmente si me hace falta mirar algo desde el trabajo. O tener que configurar el mismo programa varias veces, según el ordenador en el que esté. Me hago viejo para esas cosas.

Así que, como les decía, ahora tengo usuario en LibraryThing. Iré poniendo libros poco a poco. Podré hacerlo desde cualquier ordenador de casa o algún día desde el trabajo, si de repente me acuerdo de un libro que tengo y siento la imperiosa necesidad de apuntarlo en ese mismo momento. Me gusta ver otros libros que pueden gustarme cada vez que selecciono uno que ya tengo. Me gusta ver la opinión de otra gente sobre libros que he leído, tanto para bien como para mal.

Me gusta la Nube.