Nota para todos los creadores de programas

Si haces un programa y quieres que algún periodista y/o articulista esté dispuesto a hablar de él, varios consejos que deberían ser evidentes pero que no lo son:

  • DI QUÉ ES Y PARA QUÉ VALE. No vale de nada empezar a decir lo maravilloso que es, lo que va a revolucionar el mundo de la informática o lo apoyado que está por grandes empresas, si quien llega a tu página web no sabe para qué vale el programa. Los articulistas adoramos las definiciones claras y sencillas que podemos cortar y pegar (adaptándolas ligeramente, claro está) en nuestros artículos. Si no las hay, tenemos que hacerlas nosotros a base de lo que encontramos por la página web ... y el resultado puede no ser lo que tú quieres. Lo que nos lleva al siguiente punto.
  • UNA LISTA DE FEATURES NO ES UNA DEFINICIÓN. No vale de nada decir que tu programa soporta el estándar XYZ, el ZYX y el XXX. Si no sé qué son esos estándares, mi encefalograma mientras leo esos acrónimos sin sentido será más plano que el pecho de Nieves Álvarez.
  • PON ENLACES RELACIONADOS CON TU PROGRAMA. Si usas algún estándar, pon el enlace al RFC o la especificación de referencia. Si mencionas algún otro programa, enlázalo. Si hablas de algún concepto, asegúrate de explicarlo (hasta donde sea razonable) o enlazar alguna explicación. Si voy a comentar tu programa y veo un enlace a tu clan de Quake y a la página de tu novia, puedes dar por sentado que cambiaré de opinión rápidamente. A menos que tu novia esté muy buena y podamos llegar a algún acuerdo.
  • DI QUÉ HACE A TU PROGRAMA DISTINTO DE LOS DEMÁS. Hoy en día hay, por lo menos, 5 programas diferentes para cada cosa. Si no veo claramente qué es lo que hace al tuyo diferente de los demás, puedo asumir que no lo es. Y eso hará que mis comentarios no sean tan buenos como los que se merece.
  • PON LA HISTORIA DEL PROGRAMA EN ALGÚN SITIO. Todos los programas tienen una historia. Da igual si se te ocurrió un día en el servicio, si se lo copiaste a un compañero de clase que ahora no te habla, o si te salió solo después de una noche de borrachera. Nos encantan las historias. Hacen más jugosos y humanos (= más interesantes) los artículos. Úsalas. Abúsalas, incluso.
  • SI NO HAY CAPTURAS DE PANTALLA, PUEDE QUE NO SIGA MIRANDO EL RESTO DE LA PÁGINA. Triste pero cierto. Si haces un programa con un componente gráfico, que se vea. Si es de consola, usa un XTerm para que se vea en funcionamiento. En la página principal, nada de enlaces ocultos entre una maraña de letras.

Ays. Si es que, aunque parezca mentira, esto de los artículos es algo duro.

Demuestra tu ... ¿ingenuidad?

El País está anunciando un concurso de maquetas y otras obras artísticas llamado Demuestra tu talento. Cuando lo vi, como no, pensé en presentarme para convertirme en una estrella rica y famosa como Michael JacksonPozíDavid Bisbal Julio Iglesias. Hasta que acabé de leer las bases.

Las bases del concurso de maquetas están aquí. ¿Por qué el título de la ventana de su navegador pone "DEMUESTRA TU TALENTO/Relatos" aunque en la página pone bien claro que es la parte del concurso de maquetas? Buena pregunta. Creo que alguien se pasó con el cut & paste.

Todo es bastante inofensivo hasta llegar al punto 11, que cito a continuación:

11. Derechos

El grupo o solista ganador autoriza gratuitamente a Diario EL PAIS, S.L., a partir del 1 de noviembre de 2005, y por período de un año, en todo el mundo y en la totalidad de las modalidades de explotación, a reproducir, comunicar públicamente, distribuir y transformar las obras musicales interpretadas en las maquetas presentadas al concurso. Una vez aceptado el premio por el ganador, Diario EL PAIS, S.L. se reserva el derecho a utilizar su imagen en todas aquellas actividades relacionadas con el premio y/o con fines publicitarios o promocionales de sus productos, sin que el ganador tenga derecho a recibir pago o contraprestación alguna por ello. El solista ó grupo ganador se compromete a firmar la cesión de los derechos por escrito a El País, en caso contrario El País se reserva el derecho a retirar el premio otorgado.

Esto quiere decir: como por casualidad lo que les envías tenga un mínimo de interés comercial (no sólo el que gana, sino todos los participantes: relean la frase a reproducir, comunicar públicamente, distribuir y transformar las obras musicales interpretadas en las maquetas presentadas al concurso), ellos pueden usarlo para lo que quieran sin que tú veas un euro. Si tienes la suerte de ganar, te llevarás 10000 euros, pero para todos los demás ... mala suerte. Podrán explotar tu música todo lo que quieran, durante un año. Si alguien hace algún remix, ¿quién se llevará los royalties? Ellos. Si alguien usa tu música en un anuncio, ¿quién se llevará el dinero? (que, además, imagino que no serán ni 200 ni 300 euros, sino un poco más) Ellos. Cualquier beneficio que pudieras sacar con tu música está, durante ese año, en sus manos.

Eh, pero quizás has sido tú el que ha ganado el concurso. Seguro que has salido en la tele al lado de mucha gente guapa (¡a lo mejor sales en los 40 TV! ¡La ilusión de toda una vida!). Seguro que Ramoncín te ha dicho lo bueno que eres y el gran futuro que te espera (¡Ramoncín! ¡Esa piedra angular de la cultura española! ¡El rey del Pollo Frito! ¡Alabemos a ese gran creador que sacó su último disco hace ... hace ... alabémosle!). Seguro que te han hecho muchas entrevistas y puede que, incluso, hayas ligado más durante unas semanas con el cuento del concurso. ¡Eres (has sido) famoso! Eso son beneficios también, ¿verdad? Seguro que valen mucho más que lo que EL PAIS, S.L. saque de tu música. ¿Y tú te vas a quejar por algo tan banal y grosero como unos miles de euros? Por favor.

Y no sólo vendes la música. También vendes tu imagen. Fíjense en esta frase:

Una vez aceptado el premio por el ganador, Diario EL PAIS, S.L. se reserva el derecho a utilizar su imagen en todas aquellas actividades relacionadas con el premio y/o con fines publicitarios o promocionales de sus productos, sin que el ganador tenga derecho a recibir pago o contraprestación alguna por ello.

Eso quiere decir, entiendo yo, que no puedes salir en la TV local diciendo "Yo soy el ganador del concurso de El País" y ganar un dinerillo. Vamos, que lo único que vas a ver durante ese año si ganas el concurso serán los 10000 euros del premio. Ya puedes estirarlos bien, que no hay más.

Mola, ¿eh?

Durante los primeros años del siglo XX, muchos bluesmen negros, los creadores de lo que serían los orígenes de gran parte de la música moderna (Robert Johnson, Mississipi John Hurt, Blind Lemon Jefferson ...), grabaron muchísima música para las discográficas de la época. Pocos cobraron royalties. Los contratos que firmaron les otorgaban una miseria, y en ellos cedían todos sus derechos sobre aquella música, su música. No hubo muchos que murieran ricos.

Y aquí estamos, en el siglo XXI ... y parece que las cosas no han cambiado tanto como pensamos.

"Master of Magic"

Estos últimos días he estado recordando tiempos más felices con un juego que fue la causa de por lo menos dos o tres suspensos en mis años de estudiante: Master of Magic.

Este juego tiene ya 10 añitos. Fue creado en el 1995 por Microprose, empresa mítica donde las haya. De esta empresa vienen muchos otros juegos famosos del mismo género, como el Civilization. Fue cofundada por Sid Meier, el creador de éste y otros éxitos como Sim City.

Comparado con los juegos de ahora, es una caquita. Dicho sea con mucho cariño. Está en VGA a baja resolución (320x200, 256 colores) y el sonido y música son más bien cutres. Pero si se es capaz de pasar eso por alto, es muy entretenido.

El juego es una mezcla de Civilization y elementos roleros. La parte de Civilization es el desarrollo: empezamos con una ciudad en la que podemos construir cosas. Cuanta más población tenga, más dinero ganaremos y más rápido podremos construir otras mejoras para la ciudad. Estas mejoras nos permitirán a su vez construir otras, y también tropas con las que explorar el entorno, atacar, defendernos o fundar otras ciudades.

Hasta aquí todo normal. Ahora empieza la parte rolera.

A diferencia del Civilization, aquí no descubrimos nuevas tecnologías. El jugador no es el rey o emperador, sino un mago. Un mago que puede tener varias orientaciones, en torno a varios elementos mágicos: Caos, Vida, Muerte, Naturaleza y Hechicería. Por defecto se nos presentan varios "perfiles" (cada uno con nombre e imagen) que tienen mayor facilidad con uno u otro elemento. Esta facilidad aparece medida por el número de "libros de poder" que poseemos en cada elemento. También podemos escoger, a cambio de renunciar a alguno de estos libros, talentos que nos ayudarán en otras cosas: Warlord (tropas más fuertes), Alchemy (mayor facilidad para cambiar oro por maná, que es lo que usamos en los hechizos), Famous (mayor fama), etc. Tendremos acceso a hechizos más poderosos cuantos más libros tengamos en un elemento. Por eso, aunque es posible combinarlos (tener, por ejemplo, varios libros en Caos y varios en Naturaleza), muchas veces compensa "especializarse". De la misma forma, aunque los talentos nos ayuden, tampoco conviene escoger demasiados. A medida que avanza el juego vamos "descubriendo" nuevos hechizos. El más poderoso es el Spell of Mastery: si conseguimos realizarlo (tras una investigación que suele durar más de 100 turnos), ganamos el juego automáticamente.

Mientras en el Civilization escogíamos una cultura (Aztecas, Celtas, Zulúes, Romanos, Griegos ...), aquí escogemos una raza: enanos, elfos, humanos, orcos, trolls, bárbaros, gnolls, hombres-lagarto, draconianos, elfos oscuros, hobbits, hombres-bestia ... Cada una con sus características diferentes, con tropas diferentes con habilidades diferentes. Por ejemplo, las ciudades de los elfos generan mucho más maná; las ciudades de los enanos generan más oro; las ciudades de los hobbits generan más comida. Las tropas de los elfos oscuros tienen un ataque mágico aparte del normal; las tropas trolls se regeneran. Y cada raza tiene unidades muy diferentes. Hay varias comunes (lanceros, espadachines, alabarderos), pero la mayor parte son diferentes, desde los minotauros de los hombres-bestia hasta los paladines humanos, pasando por los golems enanos y los mamuts de los trolls. Las unidades ganan experiencia con el tiempo y las batallas ganadas, mejorando sus características. Eso quiere decir que podemos vencer con unos lanceros (la tropa más básica) a una tropa más avanzada, si tienen más experiencia.

La realidad del juego se divide en dos mundos: el normal, Arcanus, y "el otro", Myrror. Algunas razas sólo viven en Myrror (los elfos oscuros, los enanos, los hombres-bestia, los trolls, los draconianos). Para poder escogerlas nuestro mago tiene que tener la habilidad también llamada Myrror. En los mundos hay "nodos", sitios que podemos usar para generar maná adicional. La pega: están protegidos. Así que tendremos que vencer primero a los guardianes si queremos aprovecharnos de ellos. Una vez hecho, enviaremos a un "espíritu guardián" para que se funda con el nodo.

Aparte de los nodos, también hay ruinas que podemos explorar. Como en los nodos, tienen guardianes (generalmente). Tanto las ruinas como los nodos, si vencemos a los guardianes, incluyen una recompensa: dinero, maná, objetos mágicos ... y héroes.

¡Héroes! Ése es el elemento más rolero del juego. Un héroe es un personaje especial, con características definidas, que puede acompañar a nuestras tropas. Son muchos, muy diferentes y con muchas habilidades: Legendary (aumenta nuestra fama), Noble (no consume dinero, sino que nos lo da), Leadership (incrementa el ataque y defensa de nuestras tropas) ... Pero lo mejor es que podemos mejorarlos, no sólo con la experiencia (también aumentan de nivel, y de hecho tienen más niveles disponibles que las tropas normales), sino también con hechizos (como podemos hacer también con las tropas normales) y con objetos mágicos. Podemos encontrar, comprar o incluso fabricar estos objetos, que mejorarán las características en combate de nuestros héroes, o les darán los poderes de un hechizo determinado, o harán que sus hechizos sean más poderosos, o que se muevan más rápido, o ... Creo que se entiende la idea. Los héroes podemos conseguirlos rescatándolos de unas ruinas o un nodo, pero no es lo más habitual; lo normal es que acudan ellos a nosotros y tengamos que pagar una cantidad por su incorporación a nuestro ejército. Cuanta más fama y dinero tengamos, mejores héroes llamarán a nuestra puerta. De aquí la importancia de talentos como el de Famous, que seguro que miraron con desprecio cuando lo mencioné (no me mientan, tengo una webcam con micrófono detrás de la lámpara de la mesilla de noche).

Espero que empiecen a entender por qué me gusta este juego.

Pueden ver más detalles y descargarse el juego en Abandonia, concretamente aquí. Necesitarán algún MS-DOS para ejecutarlo, lo que quiere decir la "caja MS-DOS" (o como se llame) de Windows o dosemu en Linux. Doy fe de que esta última funciona bien, aunque no escucho el sonido porque normalmente tengo ocupado el dsp con otras cosas (como música de verdad, por ejemplo). Si quieren más ayuda sobre el juego, pueden leer la FAQ no oficial aquí.

A buenas horas

Hoy me ha llegado un email de Ya.com cuyo único contenido era el tema DUPLICACIÓN efectiva (sic). Pensé que eso quería decir que me duplicarían a 4Mbits, pero no: se refería a la duplicación de 1 a 2 Mbits.

Ésa que les comentaba en la última entrada hace casi un mes.

Eso se llama velocidad (de aviso), y lo demás, son tonterías.

¡2 megas!

75% [18 Packages 1884376/3469kB 54%]                                 194kB/s 8s

Me encanta esto de las duplicaciones gratuitas (yo estoy con Ya.com, por si alguien quiere comprobar cuando le toca a él). Si no fuera porque hoy hay huelga de autobuses (de la empresa Arriva, en concreto, que es la que lleva la línea Coruña-Lugo), el descubrimiento de que tengo 2Mbits/s de bajada hubiera convertido éste en un día de albricias y zapatetas.

Por otro lado, esto no va a cambiar mucho mi vida internetera. Hasta ahora tenía 1Mbit/300Kbps (después de la primera duplicación), pero no notaba el límite hasta que intentaba bajarme algo grande. De hecho, por lo que yo sé, podrían haberme duplicado hace una semana y yo no me habría enterado. Hace tiempo que puse un mirror local para las actualizaciones de Debian, y un apt-get update ; apt-get -y -d dist-upgrade en cron, con lo que mi forma habitual de saber qué tal va Internet (apt-get update) no es probada demasiado a menudo.

Pero bueno. Bienvenidos sean los 2Mbits. Seguro que ya se me ocurrirá algo que hacer con ellos.

Syndicate content