"Los hombres que no amaban a las mujeres", de Stieg Larsson

Como inauguración de la oficiosa serie de entradas "Libros leídos estas navidades o casi en navidades", hoy les voy a hablar del libro Los hombres que no amaban a las mujeres, de Stieg Larsson. Es el primero de la "trilogía Millenium", compuesta por éste, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina y otro que no sé qué título tendrá. En sueco es Luftslottet som sprängdes, pero viendo las diferencias de traducción que hay desde el título original al español, es imposible saber cómo acabará llegando aquí.

Antes de nada, espero que si leen la trilogía no les guste demasiado, porque es poco probable que lean más libros de este autor. Murió en el 2004, y la trilogía es póstuma.

(Siento el brote de humor negro. La muerte no debería ser motivo de risa, pero soy una mala persona.)

El libro va de un periodista, Mikael Blomvist, que es reclutado para investigar la desaparición de la sobrina de un ricachón sueco venido a menos. Problemas: ocurrió hace 36 años, y ni la policía ni las pesquisas personales de Henrik Vanger (el ricachón) han encontrado nada durante ese tiempo; y para complicarlo más, cuando ocurrió tanto la desaparecida como todos los posibles asesinos o secuestradores estaban en una pequeña isla propiedad de la familia Vanger. Contará con la ayuda de Lisbeth Salander, una anoréxica e introvertida hacker que puede averiguarlo todo de cualquiera, si se lo propone.

El libro es un relato policíaco con un inevitable protagonista apuesto, inteligente, de éxito profesional pero que por culpa de un malísimo empresario millonario ha caído en desgracia para el mundo editorial y público. Además, tiene la desgracia de tener una amante guapa y rica que, encima, tiene un marido que ve bien la relación extramatrimonial de su esposa. Incluso son amigos. Sí, sí: "hay que joderse". Eso mismo pensé yo.

A pesar de eso, el personaje no se hace completamente odioso. Es más, uno desea que tenga éxito y descubra qué es lo que le pasó a Harriet (la desaparecida). Más que nada, porque el libro se hace un tanto lento. Llega un momento, cerca del final, que el autor aprieta el acelerador y todo ocurre a gran velocidad (y si leen el libro, verán que la expresión es muy adecuada), pero eso es tras pasar por un par de cientos de páginas en los que ... bueno, no pasan demasiadas cosas. Hay mucha investigación, conocemos mejor a la coprotagonista (Lisbeth) y vemos que su vida es un tanto complicada, también conocemos mejor al jefe de Lisbeth y al clan Vanger ... y sobre todo, sobre todo, somos agobiados por un montón de detalles excesivos que, entre nosotros, me parecieron pedantes: ¿qué narices me importa a mí si el protagonista tiene un Apple G4 con un PowerPC a 1GHz? ¿No llegaba con decir "tiene un portátil"? Si fuera lo único no me importaría, pero hay mucho de eso, de decir exactamente qué es lo que usan los protagonistas ... en ciertas cosas. Supongo que las que también usaba (o mejor conocía) el autor. Y se le ve el plumero, porque te dice lo del portátil pero luego otro personaje "tiene un Saab". Así, en abstracto. ¿Por qué no me dices cuántos cilindros tiene y si lleva aceite con aditivos especiales, ya puestos? ¿De qué raza era la vaca de la que se sacó el cuero de los asientos?

En fin. A pesar de todo, y sé que es contradictorio después de descargar todo ese veneno, el libro se lee bien. Yo le quitaría unas cien páginas, así a ojo, pero tampoco voy a ir ahora de experto en literatura. Lo leí entero, y últimamente (a medida que el número de libros de mi colección crece, mi tiempo libre decrece, y se acumulan los libros que no he leído aún) descarto pronto los libros que me aburren. El libro es uno de los superventas en España, y eso será porque soy uno de los pocos a los que les pareció entretenido, pero tampoco nada del otro mundo.

Tengo 12MBits/s, y me da igual

Es triste, pero es así de cierto. Acostumbrado al ancho de banda del trabajo y de varios clientes, hacer apt-get y bajarme cosas a 1MByte/s no me produce ni la más mínima excitación. Y pensar que hace no tanto tenía 512kbits/s y pensaba que ya me llegaba ...

Aún así, muchas gracias a R por esta ampliación gratuita. Que me apunten para la siguiente.

Actualización: el velocímetro de R dice que "sólo" tengo 7MBits y pico. Gran decepción. Había oído que R iba a ampliar a 12MBits/s y estaba convencido de que ya había ocurrido.

Creo que ayer me dejé engañar por KVM: los tiempos de las máquinas virtuales no son del todo precisos, y seguramente por eso veía unas transferencias tan altas (alcanzando picos de 1400kB/s).

Siento la desilusión si alguno lo leyó y pensó que era el siguiente al que le tocaba.

"Lo mejor de los premios Nebula", volúmenes 1 y 2

Ok, lo primero: lo que han visto precediendo a esta entrada son dos elementos de mi wishlist (que no sé si he configurado bien para que sea pública; prueben, por favor). "wishlist" es un módulo de Drupal que permite crear listas de cosas deseadas, y que uso para apuntar lo que tengo intención de comprar en cuanto el tiempo, el dinero y la memoria me lo permitan. Cada elemento se publica como una entrada nueva, lo que es un comportamiento que no esperaba y que no tengo muy claro cómo cambiar. Pero como del todo no me disgusta, lo voy a dejar. Ahora ya saben qué regalarme si les sobra el dinero.

Volviendo al título de este post, recientemente he acabado de leer los libros Lo mejor de los premios Nebula, volúmenes 1 y 2. Es una colección de relatos y novelas cortas (poco más que un relato, en realidad) seleccionadas de entre los premiados entre los años 1967 y 1985. Entre los autores de la colección se encuentran algunos que de los que había oído hablar, otros (sólo dos) de los que ya había leído algo y unos cuántos que no conocía.

(pinchen en Leer más para ver toda la entrada; es larga y no quería spamear el Planet de GPUL con un tocho, como otras veces)

"Elephant", de The White Stripes

El LP más conocido de The White Stripes. Garage rock con ínfulas artísticas.

"Wolfmother", de Wolfmother

Heavy metal con aire retro desde Australia. Herederos de Deep Purple y Black Sabbath con pintas de jovencitos surferos. La canción "The joker and the thief" salía en el anuncio del Peugeot 308.

Syndicate content